to "i" or not to be

comunicación innovación cultura

Posts Tagged ‘Innovation Journalism

Modelos de negocio nativos [41]

with one comment

Coincido con Pablo Mancini,

“la factoría y la oferta de la industria periodística en Internet no sólo padece una profunda desactualización, también parece desconectarse cada vez más de la orientación de las interacciones y los contenidos que los usuarios están protagonizando.”

Pablo Mancini, además de uno de los mejores expertos en prensa online (junto al navarro Jose Luis Orihuela) es director de contenidos de El Comercio (Perú), un referente de prensa online de América Latina, que ha integrado el sistema  Google Living Stories, (Google lo acaba de  sacar a código abierto de, un proyecto que se ha desarrollado junto a The New York Times y The Washington Post.). El vídeo es, además de breve, muy ilustrativo:

Lo decíamos hace unos días el modelo productivo de la era internet se basa en una regla de juego nueva: la interacción,  su valor (compartir), y el ROP son las nuevas divisas.

Y para esto hace falta un enfoque un modelo de negocio de producción  de contenidos online “nativo” que actúe directamente en/sobre la red con sus propias reglas de juego. Esto plantea nuevas oportunidades, y bien lo han sabido ver:

¿Ha llegado el momento de desarrollar una redacción-social? ¿Quién se atreverá?

RADAR:

  • Benoit Raphaël propone una nueva redacción (frente a esquizofrénia de dirigirse a dos mundos:digital/papel) a la que llama “Google Newsroom” a partir de su experiencia como editor jefe de Le Post.

  • Robert Pratten explica en Transmedia Business Model en qué condiciones se producen los contenidos audiovisuales que funcionan con la audiencia online

  • La prensa de papel sigue existiendo y diseño es un valor en alza. El periódico mejor diseñado de Europa se llama “i”, tiene formatos sorprendentes, y es portugués, también tiene versión online.

Reblog this post [with Zemanta]

Contenidos online de pago [40]

leave a comment »

El debate se ha encendido de nuevo en la red. El desencadenante es The New York Times que  anuncia y da detalles de cómo va a lanzarse a cobrar por contenidos a partir de 2011, siguiendo los pasos de Murdoch (News Corp), una de cuyas cabeceras, The Wall Street Journal, ya cobra por el acceso a parte de sus artículos online, que además amenazó con retirar de Google la edición digital de sus medios, al mismo tiempo que estaba pactando con Microsoft ofrecer en exclusiva sus contenidos a través de Bing. Pero dejemos a Murdoch y vayamos al anuncio de The New York Times, que se avanza por un sendero un poco más complejo de lo que parece.

En primer lugar, ¿por qué se anuncia ahora algo que se va a ejecutar dentro de un periodo tan largo en la actual coyuntura como casi un año? Más que una decisión parece una toma de postura, intentando movilizar otras voluntades y ofreciendo un lapso de tiempo suficiente para que las empresas del sector (medios, mayoristas, anunciantes…) adopten una postura favorable a estrategias de cobro, con la posibilidad incluso de compartir estrategias y soluciones. Y si la cosa no tira adelante haya tiempo de aplazar estrategias. Porque no olvidemos que estamos en el segundo asalto a la escurridiza cima del cobro por contenidos en la red de la prensa generalista.

De hecho The New York Times, considerado por muchos el periódico más prestigioso del mundo, probó a cobrar por su acceso online a sus lectores de fuera de Estados en la década de los 90. Estrategia que abandonó definitivamente tras varios intentos en 2007.

El sistema que pretende adoptar ahora se basa en un modelo mixto, que combina los contenidos libres y los de pago. Los usuarios podrán leer un número determinado de artículos gratis cada mes, y una vez superado ese límite, un mensaje les informará de que si quieren seguir leyendo The New York Times tienen que pagar una suscripción. Los suscriptores de la versión impresa tendrán libre acceso al periódico digital. Todavía no se ha precisado cuánto costará suscribirse exclusivamente a la versión digital del periódico y cuál será el límite mensual de artículos que se podrán leer gratis, aunque parece que este límite variará en función de las condiciones económicas y de la demanda de los lectores. Frente a esta postura, la edición digital de ‘The Guardian’ ha anunciado lo contrario: los contenidos de su web seguirán siendo de acceso libre.

La prensa sigue buscando su modelo de negocio online, e incluso las grandes cabeceras de más prestigio siguen testando diferentes  estrategias. Y estas multiplicidad de posturas. ¿Quién paga la factura: la publicidad o el lector?  ¿Los ingresos por suscriptores pueden compensar las pérdidas en publicidad? Recomendable lo que Clay Shirky escribió el marzo pasado en Newspapers and Thinking the Unthinkable acerca de un “modelo de negocio nativo”  (from internet):

Round and round this goes, with the people committed to saving newspapers demanding to know “If the old model is broken, what will work in its place?” To which the answer is: Nothing. Nothing will work. There is no general model for newspapers to replace the one the internet just broke. With the old economics destroyed, organizational forms perfected for industrial production have to be replaced with structures optimized for digital data

Frente a esta hipótesis a The New York Times sus 20 millones de usuarios únicos mensuales le permiten volver a arriesgarse. Si bien hay quien piensa que cerrar el grifo de los contenidos le puede llevar a perder la posición de liderazgo, y en consecuencia quizá parte de los ingresos derivados de la publicidad que atrae su elevado tráfico. No hacerlo pone en riesgo su modelo de negocio, ya que los ingresos de la publicidad online no parecen suficientes para sobrevivir. La producción de contenidos de calidad y atractivos es muy costosa. Por lo tanto el modelo resultante es mixto como si tratara de generar un ingreso suplementario.

XXI

El debate está en el aire, o mejor dicho en la nube. Y se abren vías que parecían abandonadas. Quizá estemos volviendo a un cruce de caminos que parecía superado (con permiso de Gadamer y su giro hermenéutico).

Me entero por Babelia de la existencia de XXI, una revista de origen francés. Habla de ella Jonathan Littell, (Las benévolas), lo cual de entrada es algo más que una garantía, y dice que es un intento de crear un formato parecido al de las grandes revistas estadounidenses.

Este fin de semana Babelia se ha centrado en la relación “periodista/escritor” (podríamos decir) con Internet como trasfondo. Se repiten los diagnósticos,  Jean-François Fogel, fundador de Lemonde.fr y miembro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (creada por Gabriel García Marquez) postula que las horas del papel están contadas pero que:

la realidad es tan fenomenal que siempre necesitará de periodistas que la cuenten…/.. La situación del mercado actual es compleja. No resulta fácil hacerse oír ante la avalancha de información. Los periódicos de papel reducen el espacio de los textos y los post de los blogs digitales no se extienden más allá del folio. Frente al periodismo en tiempo real que es la generalización de Internet, la crónica periodística se abre paso.

Las webs no son del todo rentables pero ganan público, mientras que el papel, que todavía cuenta con publicidad de pago, pierde lectores. Al menos todos parecen de acuerdo en que el reportero como testigo sigue vigente en la era de Internet y si dispone de la capacidad de utilizar los recursos literarios, mejor, especialmente si es capaz de evocar una atmósfera.  ¿Pero dónde se encuentra el futuro del cronista?”.

Volvamos a XXI, una revista trimestral (lejos del ritmo inmediato de la red), que vende cerca de 50.000 ejemplares (librerías e Internet, 60.-€/año), y cuenta con un pariente del autor de El Principito, Patrick de Saint-Exupéry, como redactor jefe. Mucha ilustración, cómic para contar historias del presente, fotografía y reportajes en profundidad. Aquí un vídeo donde lo explican ellos mismos, dicen: 100% creación  0% publicidad.


BANDE-ANNONCE XXI
Cargado por rollinpublications.

Reblog this post [with Zemanta]

Written by albertobokos

2010/02/21 at 21:02

Publicaciones online: nuevos caminos [38]

leave a comment »

WIRED, la revista que dirige Chris Anderson, presenta una nueva y atractiva versión digital de su publicación, que nace a partir de una aplicación que desarrolla el potencial del iPad. Está claro que se abren nuevos caminos para el diseño y el negocio editorial, sobre todo en el campo de las revistas, y suplementos, donde la integración con los dispositivos portátiles puede abrir un “océano azul”. En este sentido parece oportuno tener en cuenta las declaraciones de Eric Schmidt, en las que da a entender que la nueva estrategia de Google se orienta al móvil.

El vídeo merece la pena.

Reblog this post [with Zemanta]

Written by albertobokos

2010/02/18 at 15:41

Innovación en periodismo [37]

leave a comment »

Como muchas otras personas, hace tiempo que vengo dándole vueltas a la nueva situación del periodismo especialmente en el entorno digital. La conversación gira en torno a las nuevas oportunidades. Internet está abriendo espacios y una nueva relación con los medios. Pero curiosamente los pioneros que hacen camino no proceden del periodismo tradicional.Parece como si los medios que se han construido en el papel quisieran arrastrar a internet una carga demasiado pesada, y este entornose rebelara, exigiendo otras densidades.

Este vídeo de CoPRESS (“to hack the future of journalism“, dicen para autodefinirse) explica el asunto con bastante nitidez. Seguimos en ello.

Recomiendo, por otro lado, la lectura de este “antiguo” artículo de Ramonet (octubre 2009) .

Written by albertobokos

2010/02/17 at 18:40

COMPARTIR : UN DESAFIO PARA EL PERIODISMO [35]

with 2 comments

Es un lugar común decir que la crisis económica esta acelerando el cambio de modelo del negocio de los medios de comunicación basados en intercambio de audiencia por publicidad. La crisis ha desinflado la tarta de la publicidad pero el auténtico quid de la cuestión es internet y el acceso masivo a la posibilidad de distribución de contenidos gracias a unas vías cada vez más rápidas, amplias y baratas.

Este escenario, todavía embrionario, a pesar de los datos de uso de internet en 2009 que publica Royal Pingdom, se cierne como una amenaza para quien permanece atado a los esquemas del periodismo analógico. Las organizaciones que han construido su mercado en las últimas décadas cierran filas, ante la caída de la publicidad, para defender como sea las cuotas de audiencia (y de poder) a pesar de que los lectores de pago envejecen, y los más jóvenes desertan de la tele atraídos por la fascinación de una pantalla cada vez más interactiva (y más individual – 2.0).

Pero este panorama es también una oportunidad para abrir brecha en el status quo. Recomiendo en este sentido la lectura del último libro de Castells “Comunicación y poder” donde, además de ofrecer su versión de porque estos dos acostumbran ir bien amarraditos (con perdón de María Dolores Pradera), da cuenta a través de varios gráficos de las relaciones que retroalimentan a los diferentes agentes del entramado comunicacional (contenidos, entretenimiento, información, canales de distribución, buscadores, publicidad…).

Si internet fuera un canal unidireccional que ofreciera a los medios el acceso a una audiencia global sería un escenario idílico para los conglomerados que dominan la distribución de contenidos. Pero la red es multidireccional, y si algo la define es la carencia de orden, a pesar de Google (no olvidar que nacio en 1998). Esto facilita como nunca antes en la historia el acceso a la distribución de contenidos a cualquier usuario. Frente a un mercado maduro como el de los medios de comunicación tradicionales donde es casi impensable hacerse hueco, no hay más que ver el enorme esfuerzo que constituye sacar adelante un periódico nuevo, internet sigue siendo un mundo en expansión. Y este territorio digital puede importar soluciones de la metrópoli colonizadora, pero estas van a ir siendo sustituidas por las que descubran sus nuevos habitantes (nativos o inmigrantes, como dice la jerga). Estamos ante una hoja en blanco.

¿Cómo proceder? ¿Hay reglas de oro? Si hubiera una, me atrevo a decir que esta pasaría por un desafío innovador, propio de la 2.0: cómo hacer de la práctica de compartir una fuente de creación de valor. Hemos sido educados en construir barreras de acceso, en proteger nuestro patrimonio o nuestra información (“valgo más por lo que callo que por lo que cuento”, dice un amigo periodista), y en cerrar el paso a la competencia. Y ahora internet se abre como un océano de contenidos, tan inabordable como exuberante, pero donde podemos encontrarlo todo y gratis. Donde las personas colocan su conocimiento, y este viaja entre conocidos y desconocidos, a través de una pasarela llamada “perfil”. Apenas, un dispositivo cada vez más barato, y el pago de una conexión también cada vez más cuestionada, porque empezamos a pensar que “tenemos derecho” a acceder a internet, y que lo que está en la nube es de todos.

Un mercado nuevo, unas reglas de juego por inventar (y consensuar), y la posibilidad de acceder a millones de personas. ¿Hay algún medio de comunicación que no quiere intentarlo?

Written by albertobokos

2010/01/25 at 19:05

Recortes de prensa [34]

leave a comment »

Ultimamente se han publicado algunas cosas con respecto a la actividad de Innobasque. Coloco aquí una relación de algunos de los enlaces disponibles:

Que los disfruten.

Written by albertobokos

2010/01/04 at 14:29

MEDIASTORM [20]

with 8 comments

1976

Seguimos con la conversación abierta sobre innovación y medios de comunicación, dos patas de una misma mesa (pero no las únicas). Está claro que el futuro de la comunicación es digital, pero cómo ha de funcionar ese entorno no es tan evidente.

Lo digital está produciendo un cambio de paradigma o la cesura marca un antes y un después (como le gusta decir a Miguel Saenz de Viguera, discutidor tan sabio como inagotable). Y se asoman algunas conclusiones: gracias a internet se ha incrementado exponencialmente la competencia en el mercado de los generadores de información, a esto le tenemos que sumar el acceso ilimitado a los contenidos, lo que hace que la información está cada vez en manos de más usuarios (¿es ya una comodity?), y por el otro lado hace que la atención sea cada día un bien más escaso. ¿Cómo identificar la información relevante? ¿Va a ser internet el canal para esa información? ¿Para todos? En este espacio de complejidad, con un reposicionamiento a la brava de los medios tradicionales, y un desplazamiento todavía muy lento de los ingresos publicitarios hacia internet, se están realizando experiencias muy interesantes, como MediaStorm, un medio digital que está abriendo camino a la siguiente generación del periodismo, y quizá protagonizando el desarrollo multimedia más importante que se está produciendo en estos momentos en la red.

Recomiendo especialmente el vídeo restrospectiva, a pesar de su longitud, disponible en su canal Youtube.

Media Storm fue fundado por Brian Storm en marzo de 2005 como un proyecto independiente, (patrocinado por el Washington Post), para dar salida a su afán de “contador de historias” y es, a la vez, una agencia de noticias y un medio informativo online.

Los reportajes que ofrecen, con un formato multimedia y multiplataforma, que aúnan el fotoperiodismo, la interactividad, la animación, el audio y el vídeo, giran en torno a temas de carácter social con una perspectiva humana, dando voz a los protagonistas de las historias y generando un movimiento de largo alcance alrededor de cada causa que proponen,. El resultado son piezas periodísticas de una gran calidad, tanto desde el punto de vista técnico como editorial. Y el éxito del formato ha demostrado que la calidad sí importa y funciona. La utilización del video, la fotografía y el audio en el relato de sus historias alcanza lo espectacular.

Dispone de un equipo reducido de seis personas fijas y un sistema variable de colaboradores y socios externos. Trabajan para ONG’s, para prestigiosas compañías comerciales de EEUU (como Starbucks), y también para medios de comunicación (Los Angeles Times, Slate, Washington Post, Msn.com, Reuters, etc.) que le compran sus reportajes o con los que desarrolla proyectos puntuales. Pero su “core” está en la Red. Brian Storm tiene muy claro que debe aprovechar al máximo las nuevas formas de distribución que encierra internet. Su web es una prueba de la importancia de establecer un sistema de trabajo y publicación lo más transparente, interconectado y abierto posible. Su experiencia es un modelo de cómo proyectos independientes pueden ser una realidad gracias al nuevo entorno mediático y las tecnologías disponibles (no es perdáis esta relación de herramientas,) ya que como él mismo señala “La revolución a la que estamos asistiendo no afecta a la parte de contar historias, que mantiene su método y función tradicionales, sino a la producción y distribución de los contenidos. Los grandes medios se habían habituado a rendir cuentas a sus accionistas en lugar de a sus audiencias. Es hora de volver al periodismo, de recuperarlo”.

Aquí, su tienda de productos.

Vía 233grados.

La foto es de MediaStorm en Flickr.

Reblog this post [with Zemanta]

Written by albertobokos

2009/07/07 at 18:45