to "i" or not to be

comunicación innovación cultura

3 estrategias a pie de calle [12]

leave a comment »

gizon01 umore azoka

El fin de semana pasado estuve por Umore Azoka , casi buen tiempo y público hasta la bandera para ver teatro en Leioa, (porfa, que hagan algo con el transporte: ¿un bus lanzadera desde el metro?). Tuve la oportunidad de ver 3 espectáculos que ya habíamos preseleccionado:

El teatro, cuando funciona es un mundo incomparable. Disfrutar de estos 3 espectáculos ha sido un lujo: ideas, humor, belleza, y pasión por cada minuto que los intérpretes pasan con el público. Y además era gratis. Una curiosidad, los japoneses de “Sivouplait” se encargaron ellos mismos de limpiar el suelo (su escenario), como había visto hacer, (años atrás, efectivamente) a Kazuo Ohno. El teatro para los japoneses sigue siendo una ceremonia, sea donde sea, y el escenario su altar. Pero no voy a revelar los secretos de los espectáculos (de eso ya se encarga Marcos Ordóñez, es casi broma).

Hoy quiero referirme a una de las características específicas de actuar en la calle que me resulta más controvertida, la extrema proximidad con el público (¿se podría decir cliente?), en relación al concepto de participación/interacción. Esto, a pie de calle, es algo especial. Algo que también saben muy bien los comerciantes, o cualquier persona que se dedica a la atención personal. Pero en el caso de los artistas de calle, el hecho de exponerse, apenas sin barreras (mostradores, mesas, uniformes…), y sometidos a condiciones muchas veces impredecibles, añade un plus muy significativo.

La aportación de valor de las “artes de la calle”, especialmente en la recuperación de los centros urbanos,  y zonas  de potencial comercial-turístico, como se aprecia de forma extraordinariamente palpable en lugares como Covent Garden, por ejemplo, es un tema recurrente en los discursos de la economía creativa. Si los beneficios para el marketing de las ciudades son evidentes, no queda tan claro que lo sean siempre para los artistas.

Economías creativas

Aunque más que de “economía creativa” en singular quizá convenga hablar en plural. Con una diversidad muy dilatada en lo que hace referencia a esa larga cola, donde conviven artistas de pedigrí y horas de ensayo, junto a estatuas humanas y más de un buscavidas. “La calle es de todos” como decía aquel, ¡y por muchos años! Pero a pesar de ello siempre ha habido defensores del caos creativo en la urbe como Ferrán Mascarelli que imaginaba un centro de Barcelona donde las ordenanzas municipales dejaran espacio a los artistas, organizando sin cerrar puertas, primando el revoltijo de vida urbana como si de una fiesta continua se tratara (Benjamin). La ciudad como territorio para el ocio y la compra, espacio de la emergencia creativa, con una sorpresa en cada esquina, frente a un orden excesivamente previsible.

En la actualidad las ciudades que activan sus resortes para la animación urbana velan por su calidad y han establecido mecanismos para la selección de espectáculos callejeros (a veces a través de la autorregulación), e incluso se cuidan muy mucho de que los artistas cumplan un horario de actividad, en un espacio concreto, distribuyendo los espectáculos según un calendario previsible de uso de las calles por sus públicos potenciales (los domingos por la mañana teatro para los niños y familias…). Así que bajo la apariencia de la bohemia, por las calles circulan equipos de profesionales que hacen de las calles un escaparate vivo de la ciudad.  Virtuosos del entretenimiento  que crean valor construyendo una imagen dinámica, atractiva y específica del  espacio que habitan con sus actuaciones.

La noción de “participación”

Pero mi objetivo era hablar de distancia y participación. Como si tuvieran algo que ver… Era sólo una asociación ilícita, pero espero que sugerente, producida por los 3 espectáculos mencionados, así que vamos a dar una vuelta al asunto.

caidos

Para “Caídos del cielo”, el espectáculo de “Ganso” la interacción es su combustible. Trabaja con y entre el público. Los actores/personajes van haciendo un paseo por las calles, a partir de unas pautas que les caracterizan, en un ejercicio de improvisación itinerante (estilo banda de jazz). O sea aplican una gran dosis de adaptabilidad. La premisa (cual luchadores de sumo) es aprovechar todo lo que te dan, y mantener la audiencia activa y divertida (para que siga aportando). Desde el punto de vista de una metáfora empresarial no tiene desperdicio.

“Sivouplait” trabajaba sobre un canon bien diferente. Un espectáculo que siguiendo los modelos más conocidos del teatro de calle coloca al público a su alrededor, a cierta distancia. Nuestra participación, igual que nuestra colocación, está prevista en el guión, está estudiada, y simplemente se trata de agitar los recursos necesarios para activarla. Todo ello a partir de una ejecución magistral, e hilarante. Unos profesionales que ponen su catálogo de servicios a disposición de los clientes.

“Banc públic” es un espectáculo lírico, hermoso, delicado. Danza contemporánea y acrobacia para emocionarnos con la trama de un encuentro casual en la calle (“chico conoce chica” siempre funciona). Aquí miramos sin pestañear, ponemos nuestra sensibilidad en sus manos, y que cada cual viaje como pueda. Y al final aplaudimos con ganas. Algo así como, “cuando me necesite, venga a verme”.

Empatía

Cada uno de estos espectáculos nos otorga un rol. Desde el punto de vista de la movilidad del esqueleto se podría decir “más o menos” activo/interactivo. Pero la verdad, no por haber respondido a las expectativas prefijadas en el texto dramático, o porque “se hayan metido conmigo” más o menos, me he sentido más o menos “parte del juego”. De hecho mi implicación, mi “participación”, la intensidad de mi experiencia, y mi recuerdo actual, poco ha tenido que ver con mis respuestas del momento y el grado de interpelación explícito.

Las estrategias de cada uno de los espectáculos me lleva a una conclusión: participar no es moverse de silla, hablar o levantar el brazo. Creo que “participar” es algo más empático, que tiene que ver con “escuchar y tener en cuenta al otro”, y que hay muchas maneras de que eso se haga tangible, incluso en la distancia corta.

Las imágenes son de Umore Azoka, y de cada uno de los espectáculos,

Written by albertobokos

2009/05/28 a 14:13

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: